La Hermana de mi Novio (Pre+Escenas 1 y 2)


¡Hola, aventureras y aventureros!

Hoy quiero compartir con ustedes un nuevo proyecto que me he propuesto como desafío. Se trata de escribir una novela ligera de género romántico juvenil con fuertes componentes psicológicos y eróticos. Una historia ajena a mi adorada fantasía con espadas y sangre por doquier. Una historia centrada en las emociones.

¿Quieren saber más? ¡Adelante!

Desde que empecé mi formación en la maestría de escritura creativa de Escuela Tinta Púrpura se han expandido mis retos. Microrrelatos, relatos, diferentes narradores, catar otros géneros. A raíz de este cóctel creativo nació, entre otras cosas pendientes de compartir, "La hermana de mi novio".

¿De qué trata?
Se centra en la vida de Ana, una adolescente que ha superado un pasado conflictivo y que tiene una vida cómoda con su novio... hasta que la hermana de este aparece.
Vivimos la historia en primera persona a través de Ana. Unas veces empatizaremos con ella, otras... puede que la odiemos. Lo que es seguro es que la conoceremos a medida que avanza la trama y veremos su evolución en función de las circunstancias que irá viviendo.

¿Qué nos vamos a encontrar?
Cierto es que impera el género romántico, pero va mucho más allá. Busco darle mucha importancia al aspecto psicológico, profundizando en las influencias sociales y del entorno, en la manipulación y el engaño; en definitiva, tretas desagradables que a veces ocurren ante nuestros ojos y nos pasan desapercibidas o las interpretamos de otra forma.
También habrá un componente erótico con gran peso, pues está muy ligado a Ana. Porque hasta la más insignificante caricia puede ocultar detrás un profundo sentimiento o deseo.
No descarto que surjan escenas con cierta violencia.

¿Dónde podemos leerla?
"La hermana de mi novio" es un proyecto en desarrollo. Podrán leerla gratuitamente en mi blog o en Wattpad, donde también la estoy publicando. Realizaré las publicaciones por escenas con cierta periodicidad. Dichas escenas compondrán los capítulos en Wattpad.

¿Algo más que debamos saber?
Sí. No me tomo el proyecto solo como un reto personal, sino que también pretendo apoyar la libre orientación sexual. Pienso que todas las personas son libres de elegir con quién estar y es un acto horrible, degradante y arcaico juzgarlas por eso. Es un tema que debería estar normalizado a estas alturas y pretendo aportar mi granito de arena a través de esta historia.

A tener en cuenta...
Todo lo publicado será material de borrador corregido, pero no dejará de ser un borrador, así que espero que me perdonen por las erratas que se me escapen. Una vez finalizada la novela, publicaré una versión pulida.

"La Hermana de mi Novio"
Sinopsis: Mi vida era perfecta: soy una adolescente libre de la opresión de sus padres y encima recibo una paga de su parte; vivía sola con mi novio en un apartamento; mi única obligación era estudiar y ayudar a mi chico con algunos quehaceres de la casa; y gozaba de libertad y tiempo para divertirme con mi amor. Pero esa vida de ensueño se acabó cuando ella apareció...













Notas
Espero que les guste esta historia, aunque no sea el tipo de narración que acostumbro a escribir. Les puedo garantizar que redacto las escenas con el mismo brillo en los ojos que cuando escribo fantasía y terror. La trama está en sus inicios, pero les aseguro que tengo un buen puñado de sorpresas en lista de espera.
Diviértanse y disfrútenla. Nada me alegraría más que saber que mis escritos siguen entreteniendo a valientes aventureras y aventureros; por eso, les invito a compartir la experiencia de su lectura.

Ahora sí. Se levanta el telón...

La Hermana de mi Novio

Escena 1

Ring, ¡Riiiiing!
Es el maldito despertador. ¿Ya se acabó el fin de semana? Lo silencio. Me siento tan cómoda con el calor bajo la sábana. Doy media vuelta. Su cuerpo caliente está a mi lado. Extiendo mis brazos y me acurruco sobre su pecho cálido, mejor que la almohada. ¡Esto sí es estar a gusto! En nada volveré a babear otra vez.
¡Riiing! ¡Riiing!
¡No! Mi sueño tranquilo se convierte en pesadilla. Es su alarma. Su cuerpo se sacude toscamente. Adiós comodidad. Adiós calor. Solo quería dormir un poco más…
—¡Ay, no puedo con mi alma! —dice Eric, mi novio, y se incorpora con un estirón. Le suena media espalda—. Mi amor, hay que levantarse. Son las seis clavadas. Hoy tengo exámenes.
—Ya… —digo apagada. Me pesan los párpados.
—Mira que te dije que no te quedaras hasta tarde mirando series. Cabezona. Pero sigue durmiendo, boba. El de los exámenes soy yo. Me basta el detalle de que quisieras acompañarme al insti antes —dice mi novio. Ya se ha puesto medio uniforme, increíble, y yo sigo tirada en la cama.
“Venga, Ana, mueve el culo. Hace tiempo que dejaste de ser aquella vaga tonta gracias a él” me digo en mis adentros. Es verdad, no soy una perezosa y Eric es muy bueno conmigo como para no compensarlo. Llevamos un par de años juntos. Pronto hará uno que vivo con él. El tiempo vuela, debe de ser por lo bien que estoy. Hago vida de casada sin grandes responsabilidades. Vivir sola con mi novio es un sueño hecho realidad.
Antes de conocerlo era una bala perdida. Tenía a mis padres locos. Salía con chicos canallas y malotes de mi edad. Al mes de empezar con Eric, dejé el vicio del cigarro y depuré mi vida. Mis padres lo adoran. Por eso me permitieron quedarme con él. Saben que es muy responsable como para dejarme embarazada con mis casi 17 años y él rozando los 19. Encima me dan una paga mensual para ayudarnos.
Eric y yo vivimos en un apartamento de sus padres, pero él lleva años cuidando de la casa solo y tiene que asumir algunos gastos. Sus padres lo ayudan económicamente hasta cierto punto, quieren que siga siendo un chico responsable, que no pierda la costumbre. Yo lo admiro. Estudia y trabaja. Aunque esté cansado, mantiene el buen humor. Me respeta. Me cuida. Me ama. ¿Qué más puedo pedir?
—Vale, mi amor. Prepárate y repasa. Yo me ocupo del desayuno —digo mostrándole una sonrisa.
Ríe. Imagino que le causa gracia mi cara de adormecida, suele decírmelo. Me lo agradece con un beso.
Salgo de la cama. Nunca me cansaré de la comodidad de andar en bragas y camiseta. ¡Amo mi vida!
Me pongo el uniforme pensando en la rutina del instituto, pero soy incapaz de prever que me espera un día lleno de sorpresas.

Escena 2

Eric y yo entramos en el instituto. Es tan temprano que apenas se ven alumnos merodeando por el patio y los pasillos. Lo acompaño a su aula. Hay cuatro gatos afincando los codos, ni nos molestamos en saludar para no desconcentrarlos. Son estudiantes de segundo de bachillerato, la diferencia con los menores es brutal. En mis inicios de la secundaria fui de las peores alumnas. Notas pésimas. Me burlaba de otros compañeros. El resultado es que voy un curso por detrás, debería estar en primero de bachillerato.
Le hago preguntas a mi novio en voz baja. Su primer examen es de Historia, una de las asignaturas que más odio. Tragar y tragar información hasta más no poder para luego vomitarla. ¡Ni que fuéramos a convertirnos en enciclopedias! Para algo están internet y los libros. Si nos lo enseñan para tener un mínimo de nivel cultural, pues al menos que lo hagan de forma más dinámica. Representaciones teatrales y películas, por ejemplo. Aprendí más con La vida es bella que en clase, aunque lloré mucho.
Las respuestas de mi novio son bastante acertadas. Está bien preparado. Es mi ejemplo a seguir. Siempre me habla de que hay que esforzarse en la vida para conseguir lo que queremos, y que eso implica afrontar situaciones que no nos gustan. Es un chico muy maduro, es una de las cosas que me encantan de él. Quiere estudiar ingeniería mecánica. Estoy segura de que entrará en la universidad y lo conseguirá. Por suerte puede cursar la carrera aquí en la ciudad, así no se irá de mi lado.
Suena el timbre de inicio de las clases. Me despido de mi novio y le deseo suerte. Me voy a mi aula. Ahí me espera mi puesto en solitario junto a la ventana que da a la calle. Decidí sentarme sola al final para que nadie me distraiga. Bastante me cuesta concentrarme en las clases como para tener a alguien al lado comiéndome la oreja. Lo admito, no me gusta el instituto, o, por lo menos, el sistema educativo actual. Pero no me queda otra que afrontarlo como dice Eric e intentar superarlo lo antes posible.
Último año de secundaria y luego bachillerato.
Entra la profesora. Mis compañeros dejan de hacer el tonto. El suelo está lleno de trocitos de goma y de papel. Eso tiraba yo en mi primer año de secundaria, entre otras cosas. Matemáticas. Comienza mi martirio semanal…
La primera hora me vuela en un estado de ensimismamiento total como cuando fumaba porros. Números flotando con voluntad mágica. Palabras que me suenan a conjuros de Harry Potter como hipotenusa, coseno y álgebra. ¿Quién se lo puede imaginar? Extiende tu lápiz como una varita. Conjura «¡Álgebra!». ¿Y qué pasa? Las palabras se convierten en letras con números. ¿Eso no es un acto mágico? No cualquiera lo consigue.
Doy un profundo pestañazo y me encuentro en clase de Lengua. Ni me he enterado de si pusieron tareas de matemáticas. No importa, luego en casa siempre adelanto ejercicios. El problema es que me está invadiendo un sueño irresistible. Y pensar que me queda todo el día por delante.
¡Menudo aburrimiento! Sintagmas y más sintagmas. No proceso más palabras.
Dibujo en mi cuaderno para mantenerme espabilada. Al menos así parece que tomo apuntes. ¿Qué sentido tiene todo esto? No seré escritora ni daré discursos en público. Es que ni sé a qué quiero dedicarme.
Termino un boceto de una chica. Paseo la mirada por mi reloj para descubrir que aún queda más de media hora de clase. No soy creyente, pero le pido a dios que el tiempo se apresure. Y mi pobre Eric debe de estar obstinado.
La ventana me libera de esta prisión. Al otro lado de la calle del instituto hay un pequeño bosque. Hace un día tan bueno para pasear por ahí. Jugueteo con mis rizos mientras sonrío. Dos gorriones revolotean, incluso escucho el eco de su alegre trino. Creo que el macho corteja a la hembra.
Aparece un taxi que espanta a los pájaros. Parece que alguien llega tarde. Se baja una alumna con pintas de estudiante modosita. No le veo bien la cara desde aquí, pero ese flequillo, ese uniforme tan perfecto y esa postura tan erguida lo dicen todo. ¡Menuda sorpresa! La recibe la mismísima directora. Está claro, debe de ser una enchufada que aprueba hasta con los exámenes en blanco. ¿Pero quién será? No recuerdo haberme cruzado con ella por los pasillos.
—Ana. ¡Ana! —me llama la profesora. Vocifera mi nombre de tal manera que me deja en ridículo.
—¿Sí? —Regreso a la realidad.
Mis compañeros se ríen. ¡Menudos!
—Que salgas a la pizarra. Analiza la siguiente oración —me ordena la profesora.
¿Por qué a mí? Me tiene en su punto de mira.
De camino a la pizarra me silban como halago. Sienta bien, pero me hace sentir como un objeto sexual y eso no me gusta. Es Mario el que silba, lo veo. Y me guiña un ojo. Lleva años detrás de mí. En otra época habría caído como tonta, pero ahora ni en sueños. Es un niñato fastidioso y repugnante, nada que ver con mi Eric.
Consigo analizar la oración con ayuda de la profesora. Al menos no me riñe, hago más que la mayoría. Seguro que por eso siempre me saca a la pizarra. Me sacudo el polvo de la tiza y regreso a mi asiento. Y justo cuando pienso que seguirá la rutina…
Toc, Toc.
La puerta se abre tras la indicación de la profesora. ¡Es la directora! Su presencia se nota como si fuera una dictadora, todos guardamos silencio. No es para menos. Esa mujer tan ancha y seria impone. Invita a alguien a entrar.
¡No me lo puedo creer! Es esa chica. ¿Qué hace aquí?
—Os presento a vuestra nueva compañera de clase. Ella es Laura y desde hoy es alumna de este instituto. Es una alumna brillante. Tratadla bien y con respeto. Ayudadla a integrarse. Si la amargáis, ateneos a las consecuencias. Dadle una cálida bienvenida —dice la directora.
—Bienvenida, Laura —decimos a coro.
¡Menuda presentación! Ahora sabemos quién es el ojito derecho de la directora. Laura…
—Gracias, señorita McCarthy. Hola a todos. Gracias por la bienvenida. Sois muy amables. Espero estar al nivel del grupo A —dice Laura mientras recorre el aula con sus ojos asustados y agacha la mirada cuando llega a mí. Su voz es dulce y delicada. Su postura es disciplinada, pero femenina y sumisa. Imagino que está nerviosa. Es normal, no conoce a nadie.
La directora se marcha. Deja que la profesora se encargue del resto.
—Puedes sentarte… al lado de Ana. Es buena estudiante, haréis buenas migas.
¿En serio? Bueno, tampoco es que quede otro puesto libre. Pero se acabó mi privilegio. No me queda otra que retirar mis cosas y hacerle sitio.
Laura asiente.
—¡Qué bombón! Está to’ buena. El reinado de Ana se va a la mierda —murmura Mario a su compañero Carlos.
—Le sobra el uniforme —añade Carlos.
Son unos idiotas. ¿Qué reinado ni reinado? Ven una cara nueva y enseguida se les disparan las hormonas. Es verdad que la chica es mona, pero tampoco es para tanto. Tiene cara de niña y ese peinado con flequillo no la ayuda, una lástima para ese pelazo oscuro. Demasiado lacio para mi gusto.
Laura viene hacia mi mesa. No es difícil darse cuenta de que evita las miradas ajenas.
—¿Puedo sentarme? —Me pide permiso. Tremendo nivel de educación.
—Sí, claro. Este será tu puesto a partir de hoy —digo.
—Gracias. —Me sonríe con la misma amabilidad con la que habla.
Ahora que la veo de cerca reconozco que tiene unos ojos verdes muy bonitos.
—Discúlpame, ¿puedes decirme en qué tema están? —me pregunta.
—Pues… —Me lo tengo que pensar—. Tema cuatro.
—Vale. Gracias.
Laura abre su libro y su cuaderno como si fueran reliquias. Ni una arruga. Ni una tachadura. Sus apuntes son limpios y coloridos. Es zurda y usa una muñequera. Enseguida se pone a atender a la profesora. ¿De dónde ha salido esta chica? ¿Sería monja?
***

Y hasta aquí la presentación de hoy. Una vez más, espero que hayan disfrutado con el inicio de la historia. Próximamente añadiré más escenas. 
Si desean avanzar un poco más, aquí les dejo la presentación en Wattpad, donde llevo la publicación más adelantada en estos momentos.


¡Nos vemos en la próxima entrega!

22 comentarios:


  1. Ya no se porque capítulo voy pero sin duda me enganche en la historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegra mucho saber eso. Espero que te mantenga enganchada hasta el final. ¡Muchas gracias por leerla!

      Eliminar
  2. Empecé a leerla a eso de las 10:00 pm los comentarios me abrieron la imaginación y quise curiosiar y aquí estoy 5:00 am y no me he podido desenganchar ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Wow! Impresionante. Da gusto leer un comentario como el tuyo, Gisela. ¡Muchas gracias por seguirla!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Eso me satisface :D. Hoy actualizaré. Recuerda que te llegará la notificación si la sigues en Wattpad: https://www.wattpad.com/story/210741094-la-hermana-de-mi-novio
      ¡Gracias por leerla!

      Eliminar
  4. Buenasa más escritores así por favor 😉

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Me alegra saber eso. Espero que la disfrutes hasta el final ❤️ ¡Gracias!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. ¡Hola! Puedes seguirla aquí https://www.wattpad.com/story/210741094-la-hermana-de-mi-novio
      ¡Gracias! :D

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. ¡Buenas!
      Puedes seguirla y leerla aquí:
      https://www.wattpad.com/story/210741094-la-hermana-de-mi-novio
      ¡Gracias! ^^

      Eliminar
  8. Me encanta es uno de los mejores libros q he leído y pues últimamente me he interesado en los libros con temas lésbicos así q me encanta y te felicito💞😍😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Me alegra mucho que te esté gustando tanto. Espero que la disfrutes hasta el final. ❤️^^

      Eliminar
  9. Muy buena historia. lo que llevo de avance,logras transmitir las emociones,lo malo que le cortas en lo mejor de lo mejor y eso duele jaja.solo espero haya final feliz. para la protagonista claro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias. Me encanta saber que vives las emociones, es uno de los puntos principales en los que enfoco mis escritos. En cuanto a la intriga, es necesaria... jajaja ¡Saludos! ❤️

      Eliminar
  10. Hola, voy a empezar a leer esta historia, quiero contarte que a mí me pasó estuve con un chico por años y me enamoré de su hermana y ella de mi y decidimos estar juntas lo cual nos trajo un millón de conflictos. Quiero leerla y saber si se parece a los sentimientos que viví.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Antonella!
      Me alegra que compartas tu vivencia conmigo, es una prueba más de que el amor puede surgir cuando y donde menos te lo esperas. Aunque mi historia abarca más temas, espero que te guste y que, al menos, te traiga gratos recuerdos.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  11. Hola .
    Tu historia me parece muy hermosa, estoy ansiosa de leer
    la segunda parte .
    ¿ Cuando lo estarás publicando?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Zahori.
      Muchas gracias, me alegra que te haya gustado.
      Si ya has leído toda la historia en Wattpad, te recomiendo tener paciencia jeje. Creo que no empezaré la continuación hasta el año que viene.
      ¡Un saludo!

      Eliminar